Skip to content

Pon freno a la sal para hacer dieta

En esta oportunidad te estaré hablando acerca de la sal, un tema poco común y que muy probablemente poseas poca información. Me parece necesario no solo tengas conocimiento sobre algunos beneficios, sino de las cantidades que debes consumir, consecuencias por exceso y cómo aprender a comprar alimentos que ya traen incluida la sal. Sé que después de este post, me lo agradecerás.

La sal por supuesto que es necesaria. Es un mineral vital para que el organismo lleve a cabo diversas funciones como, transmitir impulsos nerviosos, mantener el PH en la sangre e hidradatarte controlando los niveles de agua del cuerpo humano.

Pero como siempre digo “Todo en exceso es malo” y el alto consumo de sal puede traer efectos colaterales como, la insuficiencia cardiaca y renal, accidentes cerebrovasculares, hipertensión arterial, favorece el sobrepeso, ya que el consumo excesivo de sal aumenta la sed y ésta, no resulta saciada con agua, sino con bebidas azucaradas, además el exceso de sal puede erosionar el recubrimiento del estómago provocando ulceras y la aparición de tumores cancerígenos en esta área. Así que la próxima vez que quieras añadirle cantidades exorbitantes de sal a la comida… Piénsalo dos veces.

Entonces… ¿Cuánta sal debes comer al día?

La verdad es que con este tema existe mucha controversia, mientras la Organización Mundial de la Salud recomienda ingerir menos de 5 gramos de sal al día. El departamento de Agricultura de los Estados Unidos indica que no más de 2.300 miligramos.

¿Qué hacer en este caso?

Como existen varias teorías simplemente trata de no excederte de 5 gramos y ya está.

Ahora bien, te enseñaré a leer el empaquetado una vez que compres alimentos que incluyan sal. Porque si, muchos de los alimentos que compras empaquetados traen añadida sal y por falta de conocimiento, cuando las cocinas y le añades aún más.

Existen 6 tipos de indicativos que te proporcionan la cantidad de sal que el producto contiene.

  • Mucha sal: 1.25 gramos por cada 100 gramos.
  • Contenido medio de sal: 0.3 y 1.25 por cada 100 gramos.
  • Poca sal: 0.3 gramos por cada 100 gramos
  • Bajo contenido de sodio: máximo 0.12 g / 100g o ml.
  • Muy bajo contenido de sodio: máximo 0.04 g / 100g o ml.
  • Sin sodio: máximo 0.005 g / 100 gramos o ml.

Te recuerdo que el sodio no es sal como tal, y en muchas etiquetas o empaques proporcionan sólo la cantidad de sodio, así que un truco poco conocido para conocer la cantidad exacta de sal es multiplicar los gramos de sodio por 2.5.

Una muy buena idea para equilibrar tus consumos de sal es:

  • Cocinar los alimentos al vapor, esto permite que no haya cesión de sustancias y se concentren el contenido natural de sodio que ya posee.
  • Optar por la sal marina, debido a su sabor más fuerte, te permitirá añadir menos cantidades.
  • Especias a cambio de sal, también puedes minimizar el consumo de sal en los alimentos, suplantándolo por estas.
  • Pedir menos sal, cuando salgas a comer fuera de casa puedes pedirle al mesonero/a que no agreguen tanta sal a la comida.
  • Comer más alimentos frescos, como frutas o verduras.